Embajadas de Canada en los paises cercanos

» Argentina

» Bolivia

» Brasil

» Chile

» Ecuador

» Guyana

» Paraguay

» Perú

» Uruguay

» Venezuela

Embajadas mundiales de Canada

Otras embajadas y consulados en Bogotá

Canada flag Embajada de Canada en Bogotá

DirecciónCarrera 7 #114-33, Piso 14
Bogotá
Colombia
Teléfonolocal: (01) 657.9800
internacional: +57.1.657.9800
Faxlocal: (01) 657.9912
internacional: +57.1.657.9912
Emailbgota@international.gc.ca
Sitio Webhttp://www.canadainternational.gc.ca/colombia-colombie

» ¿Puedo visitar a Canada sin visa?

Comentarios acerca de esta Embajada

Showing comments 681–690 of 1279, newest first.
<< < 1 2 3 ... 67 68 69 70 71 ... 126 127 128 > >>
luz dary
Mon, 5 Dec 2011 20:30 EST
ayuda
soy una mujer muy sufrida pues me a tocado muy duro pues desde que tenia 9 años mi papa me violaba y me amenazaba con una pistola y me amenazaba que si contaba mataba a mi mama y me esposaba para hacerlo despues cuando tenia como12 años lo mataron y desde muy pequeña e trabajado no tuve mucho estudio pues me toco trabajar para ayudar a mi mama para sacar 7 hermanos adelante trabaje duro le ayudaba a la familia para que me dieran las sobras para darles a mis hermanos para que no se acostaran con hambre y muchos quisieron abusar de mi cuando tenia
18 años conoci un hombre trabajador y grellendo que me daria una vida buena a los 2 años me encerrava me pegaba y aguante pues estava embarazada y llegar ala casa haci no podia tuve a mi hijo y abusaba cada que quria y un dia me dejo donde la mama de el y yo me puse a trabajar el se fue con una mujer de un bar segui trabajando y pasaron los años y nunca me ayudo yo saque mi hijo adelante nunca le pedi tampoco alos 5 años consegui otra relacion y tuve 2 hijos nos fuimos lejos trabajamos en lo que salia pero al pso de los años mi hija gresio y me la qurian quitar y como no deje y tambien un hijo nos toco anocheser y no amaeser nos fuimos lejos despues mi esposo se enfermo un hijo lo llevaron para la carcel la mujer me entrego los hijos y pues me toco por que ellos no tienen la culpa de nadapor eso pido ayuda pues hoy en dia vivo de arrimada y me faltan muchas cosas no tengo trabajo y sufro de ver que no tengo ni co que ayudar a mi hijo que esta en la carcel y tengo muchas deudas pero todabia tengo fuerzas para trabajar pase por muchas cosas mas pero no me e matado por mis hijos y mis nietos pues no me tienen si no a mi por eso les agradesco me ayuden quiero irme lejos pero no tengo como irme ni los medios y se que todavia hay jente buena esperare que sea lo que dios quiera ahora soy desplasada
LUZ ANGELA PAEZ
Fri, 2 Dec 2011 18:49 EST
licenciada en preescolar
BUENAS NOCHES LABORO EN UNA INSTITUCIÓN DE BAJOS RECURSOS CON NIÑOS Y NIÑAS DE 5 AÑOS ALGUNOS EN CONDICIONES DE DISCAPACIDAD Y ALTO INDICE DE VULNERABILIDAD QUISIERA QUE ME AYUDARAN PARA MEJORAR SU CALIDAD DE VIDA PUEDEN COMUNICARSE AL SIGUIENTE CORREO ANGELITOSKISKIS@GMAIL.COM O TATICO_1994@HOTMAIL.COM
mirian
Fri, 2 Dec 2011 11:02 EST
proteccion
desplazada del meta el ejercito y los paramilitares nos amenazaron de muerte diciendo que eramos auxiliadores de las farc cuando fueron a asesinar a mi esposo y no lo encontraron nos essinaron a un empleado en su remplazo y lo pasaron como falso positivo desde entonces estamos huyendo todo lo perdimos luego asesinaron a otro de los empleados que se habia quedado con la finca por que nos querian era a nosotros
claudia
Tue, 29 Nov 2011 00:36 EST
PROGRAMA APOYO MUJERES CABEZA DE FAMILIA
Buen dia
Quiciera obtener informacion sobre el proyecto que estan realizando para madres cabeza de familia. Tengo dos niños de 3 y 2 años soy colombiana vivia en venezuela pero por la situación de ese país he vuelto a colombia pero no he podido encontrar un trabajo estable y adicional para trabajar necesito un jardin de mucho tiempo para que cuiden a mis hijos pues no tengo quien me los cuide, quiero salir adelante con ellos y necesito una ayuda con un trabajo estable soy bachiller tengo 25 años y quiero que mis hijos tengan un futuro digno no tengo ayuda del padre de ellos estoy sola. Agradezco la ayuda que me puedan brindar, mi correo electrónico donde me pueden enviar información es nulisar@yahoo.es
gracias.
celeste
Tue, 29 Nov 2011 00:31 EST
cuidado y ayuda cnn342@hotmail.com
Los soldados vinieron por ella durante la noche. Llevaron a la niña a una barraca y la obligaron a ver que violaban a una mujer.

Entonces los hombres borrachos soltaron a un perro para que destrozara los pechos de la mujer violada. La sangre estaba por todas partes. La mujer se desmayó.

Derramaron alcohol sobre ella. Reían y dijeron que la matarían.


Más tarde su hermana la limpió pero no hablaron de lo que había sucedido. Nadie hablaba de esas cosas. No tenían que hacerlo o tal vez no podían.

¿El Congo? ¿La ex Yugoslavia? ¿Libia? Estas acusaciones podrían haber surgido de conflictos en cualquiera de estos lugares.

Historias como ésta tienen el poder de provocar un shock incluso entre aquellos que piensan que saben la historia del Holocausto. La razón: no se han discutido ampliamente.

¿Eso se debe a que las víctimas no comparten estas historias? ¿Los entrevistadores no hicieron las preguntas correctas? ¿O es que las influencias, tanto dentro de la academia como de la comunidad judía, han servido para barrer estas cuentas bajo la alfombra histórica?

Un creciente movimiento quiere desprender esa alfombra. Los estudiosos están revisando los testimonios y documentos viejos y buscando otros nuevos. Los autores han publicado obras que inspiran a la conversación. Los psicólogos quieren ayudar a los sobrevivientes a curarse de sus secretos. Activistas, como la escritora feminista y organizadora Gloria Steinem, esperan que estas víctimas de un lejano pasado puedan ayudar a forjar un mejor futuro.

Pero el tema de la violencia sexual durante el Holocausto está lleno de controversias. Algunos observadores creen que es un tema no lo suficientemente generalizado o probado para garantizar la atención general. Otros temen que es impulsado por una visión microscópica que desvía el foco de lo que hay que tener en cuenta. Otros piensan que impulsar el tema puede dañar a los sobrevivientes, quienes ya han sufrido bastante.

En lo que todo el mundo puede estar de acuerdo es: cuando se trata de aprender de aquellos que sobrevivieron el Holocausto, el tiempo se acaba.

Discusión e interrupción

Un punto de atención sobre este oscuro tema se iluminó a finales de 2010 con la publicación de un libro con un título sencillo pero revelador: La violencia sexual contra las mujeres judías durante el Holocausto.

La antología interdisciplinaria aborda de todo desde la violación, la prostitución forzada y la esterilización hasta los traumas psicológicos, problemas de identidad de género y las representaciones de la violencia en las artes. Coeditado por Sonja Hedgepeth y Rochelle Saidel, se cree que es el primer libro en inglés que se centra exclusivamente en este tema.

Hedgepeth es profesora de lenguas extranjeras y literatura en la Universidad Estatal de Middle Tennessee. Saidel es una politóloga, autora, fundadora y directora ejecutiva del Instituto Recuerde a la Mujer en Nueva York.

Estas dos mujeres esperan que su libro provoque un debate serio e investigaciones. Sin embargo, ha sido consecuencia, al menos en parte, de mantener en silencio.

Mientras dirigían un taller para maestros hace cinco años en Yad Vashem, el monumento oficial del Holocausto de Israel, la pareja planteó el tema de la violencia sexual contra las mujeres judías. Cuando Saidel, autora del libro Las mujeres judías de campo de concentración de Ravensbrück, mencionó la violación en el campamento, un importante estudioso del Holocausto la interrumpió.

"Usted no puede decir eso. ... ¿Dónde está la prueba?", recuerda Saidel que el hombre dijo. "Él seguía repitiendo esto cada vez que me topaba con él". Saidel declinó mencionar su nombre.

Ella y Hedgepeth se habían estado reuniendo con académicos más jóvenes en todo el mundo para discutir este problema, en los Estados Unidos, Israel, Austria y Alemania. Ellas sabían que los testimonios de violación quedaron registrados. Ellas sabían que si algunos eruditos se opusieron a su trabajo, era porque probablemente había razones por las cuales ellas debían continuar.

Cuando se trata del Holocausto, lo que es aceptable para el estudio es que se ha "institucionalizado", dice Hedgepeth. "Algunos temas son sancionados y otros no."

Ajustarse a una narrativa

Estrellas amarillas. Guetos. Vagones para ganado.

Campos de concentración. Cámaras de gas. Crematorios.

Estas son las imágenes que tradicionalmente vienen a la mente cuando pensamos en el Holocausto.

De los estimados 15 millones de civiles asesinados por el régimen nazi durante la Segunda Guerra Mundial, sólo los judíos fueron objeto de exterminio sistemático. Esto no significa que otros grupos como los Testigos de Jehová, los sintis y romas (gitanos) y los homosexuales, no fueron también víctimas, pero la "Solución Final" fue ideada para aniquilar a judíos.

Al final de la guerra, seis millones de ellos habían desaparecido, alrededor de dos tercios de los judíos europeos y un tercio de la población judía del mundo. Esto es lo que se conoció popularmente como el Holocausto o, en hebreo, la Shoah.

En los años posteriores, impulsados por el tantas veces escuchado mantra "Nunca Más", los historiadores han dedicado sus vidas al estudio del Holocausto. Museos y monumentos surgieron en todo el mundo. Documentales y películas sobre la Shoah han ganado los elogios. Las memorias y los diarios más vendidos se convirtieron en lecturas asignadas en las escuelas.

Con todo lo que se ha aprendido y discutido, el grado en el cual la violencia sexual se inscribe en la historia del Holocausto sigue siendo un punto de debate.

"No tengo ninguna duda de que algunas mujeres fueron violadas", dice Lawrence L. Langer, un eminente estudioso del Holocausto. Pero mientras que la violación es, sin duda, importante para las víctimas, "la importancia histórica es muy pequeña en el contexto de la experiencia del Holocausto", dice Langer. "Para que la violación fuera un parte importante de la narrativa, los números tendría que ser de miles o decenas de miles. Nunca sabremos con qué frecuencia pasó".

Myrna Goldenberg, otra estudiosa y autora, está de acuerdo en que las historias de violación deben ser contextualizadas y que su alcance no debe ser exagerado.

"Tenemos que seguir diciendo que esto no era la norma. Este no fue el Holocausto. El asesinato de judíos fue el Holocausto", dice. "Sin embargo, está mal asumir que el tema es intocable. Las mujeres fueron torturadas y violadas. ¿Cómo no hablar de eso? ¿Cómo no reconocerlo?".

Voces emergentes

El camino de esta discusión ha sido pavimentado por acontecimientos que sólo se ven con el paso del tiempo.

Los hombres constituyeron la mayor parte de las personas que entrevistaron a los sobrevivientes en los primeros 40 años después de la guerra, dice Goldenberg, y ellos pudieron haber sido reacios a plantear la cuestión de la violación. Pero después de que las violaciones masivas durante la guerra de Bosnia de la década de los 90 salieron a la luz, dice, algunas sobrevivientes del Holocausto comenzaron, cuando ella se los pedía, a compartir sus propias historias, en voz baja y fuera del alcance del oído de sus maridos.

Otras historias surgieron en los últimos años en escritos.

Aunque la violación no era la norma no debe ser ignorada, dice la estudiosa del Holocausto Myrna Goldenberg. Surgieron diarios en los que soldados y testigos documentaban las violaciones durante los actos violentos. Detalles de las acciones de los nazis contra los judíos fueron relatados en los libros de los escritores soviéticos, antes de ser suprimidos por José Stalin y redescubiertos décadas después.

Estas publicaciones largamente escondidas incluyen historias de mujeres elegidas para bailar desnudas antes de ser violadas y asesinadas. Soldados irrumpiendo en las casas y haciendo víctimas a las niñas delante de los padres, a las esposas delante de sus maridos.


Entonces, cuando el mundo se estaba enterando de las atrocidades cometidas en la ex Yugoslavia, se transmitió la película ganadora del Óscar La lista de Schindler. Hacer esta película inspiró al director Steven Spielberg a crear una fundación para compartir las historias de sobrevivientes y testigos del Holocausto.

Ahora, bajo los auspicios de la Universidad del Sur de California, la Fundación USC Shoah y el Instituto de Historia Visual y Educación, alberga cerca de 52,000 testimonios grabados en video en 32 idiomas y en 56 países.

Más de 1,700 testimonios incluyen referencias a agresiones sexuales, un término general que incluye el acoso sexual, abuso, vejación sexual y violación, explica Crispin Brooks, encargado del archivo del Instituto. Sin revisar cada uno de los testimonios, no puedo decir específicamente cuántas violaciones se mencionan, dijo Brooks.

Una sobreviviente de un campo habló de una mujer embarazada que fue violada a la vista de los demás antes de ser lanzada en un carro, para no ser vista jamás. Otra mostraba las cicatrices de los golpes propinados por un oficial cuando la llevó a limpiar su vivienda y la violó. Una tercera vio cuando se llevaban a su prima; la niña regresó a la barraca sangrando, con un pedazo de pan apretado en la mano y un secreto que nunca compartió.

'Marcadas por algo que no sucedió'

A algunos estudiosos les gustaría apretar el botón de pausa y forzar a todo mundo a tomar una respiración profunda antes de continuar con la conversación sobre violación. Lawrence L. Langer es una de ellas.

Señala que los principales campos tenían burdeles atendidos por prostitutas traídas desde el exterior para servir a los oficiales y guardias. También dice que en los campos de la muerte las presas llegaban a pesar hasta 27 kilogramos solamente y sufrían de enfermedades infecciosas como la fiebre tifoidea y la tuberculosis, y que los SS se cuidaban mucho de mantenerse lejos de ellas.

"En el contexto del Holocausto", el significado de la violación es pequeño, dice el estudioso del Holocausto, Lawrence L. Langer. Pero más importante aún es que ha estado entrevistando a sobrevivientes durante 25 años y afirma que ninguno de ellos le ha hablado acerca de la violación. También dice que el tema de la violación no surgió durante los cinco años que pasó grabando testimonios del Holocausto en el Archivo de Video Fortunoff de la Universidad de Yale, que hoy alberga cerca de 4,000 entrevistas llevadas a cabo desde 1979.

Langer no compra el argumento de algunos en el sentido de que por ser hombre las mujeres podrían haberse inhibido de contarle esas historias. Dice que no ha hecho la pregunta directamente pero confía en que los sobrevivientes comparten lo que tienen que compartir. Ha escuchado los relatos de mujeres que estrangularon a sus propios bebés y en su mente el hecho de hablar de la violación no sería más difícil.

"Siempre pregunto: '¿Qué es lo peor que te ha pasado?'. Nadie ha dicho, "fui violada '", dice. "Esto no significa que ninguna fuera violada".

Tanto Langer como Myrna Goldenberg contribuyeron en un libro pionero coeditado por Lenore Weitzman. Mujeres en el Holocausto, publicado en 1998, es considerado el primer libro original del Holocausto dedicado a las mujeres.

Ante todo, Weitzman comparte la angustia de Langer y Goldenberg en el sentido de que la gente tenga una idea equivocada sobre el alcance de la violación durante el Holocausto. Ella participó el mes pasado en un evento en Washington enfocado en la nueva antología de Hedgepeth y Saidel, para compartir sus preocupaciones.

Ella estima que "menos de una fracción del 1 % de las mujeres judías" fueron violadas y dice: "Este libro y la publicidad alrededor de él dan la impresión de que era común".

Pero también se preocupa de que este enfoque sobre la violación sexualice y estigmatice inapropiadamente a las mujeres sobrevivientes. Ella entrevistó a cientos de ellas y dice que llegó al evento de Washington habiéndose reunido solamente con mujeres que estaban molestas por la atención prestada a este libro.

Suponer que la violación era común "contamina a todas las sobrevivientes", dice Weitzman. "No es que no quieran hablar de algo que fue doloroso, es que no quieren ser calificadas por algo que no les ocurrió ni a ellas ni a sus hermanas o sus madres o sus hijas. Los horrores reales que experimentaron fueron bastante terribles".

Traer de vuelta los "fantasmas"

Quizá en ninguna parte el discurso sobre el Holocausto ha sido más cargado que en Israel.

Hija de sobrevivientes, la autora Nava Semel forma parte de la generación de judíos criados por padres que no hablaban de la guerra o incluso de los años previos. Eran fuertes, vivían en una nación judía y no fueron víctima de nadie. No miran hacia atrás. Se apresuraron a aprender el hebreo, por lo que podrían dejar de usar sus acentos nativos. Se centraron en la construcción de nuevas familias, sin recordar las que habían perdido.

"El Holocausto fue parte de nuestra agenda y nuestra memoria colectiva, pero nunca se mencionaba en la esfera privada", dijo Semel en su casa de Tel Aviv. "Los padres no quieren compartir las experiencias horribles. Ellos estaban tratando de proteger a sus hijos de la amenaza del pasado".

Semel estaría en sus años 20 antes de que escuchara estas historias. Descubrió que su madre sobrevivió gracias a una "puta del frente", una presa en su barraca que se convirtió en la "mujer mantenida" de un guardia de las SS y por eso salvó a las demás. Como si eso no fuera suficientemente sorprendente, hubo un giro: El guardia de la SS era una mujer.

Ella narró la historia de su madre en Un sombrero de cristal, que Semel incluyó en una colección de cuentos del mismo nombre. Dice que este libro, publicado 40 años después de la guerra, representó la primera prosa hebrea para centrarse en la experiencia de los hijos de los sobrevivientes y en utilizar el término "segunda generación" para describirlos. Sus protagonistas eran todos hijos e hijas que buscaban la verdad a fin de crecer. Obligó a abrir las puertas que estaban bloqueando las conversaciones.

Los sobrevivientes le dieron las gracias por haberles dado un espacio para hablar. Muchos de su propia generación, sin embargo, inicialmente reaccionaron con violencia. Les preocupaba que ella estuviera "socavando la imagen de Israel", dijo Semel, al traer de vuelta los "fantasmas" de la diáspora.

Algunos fantasmas, sin embargo, permanecieron ocultos en las sombras, guardados en la memoria de las personas que no estaban preparadas para enfrentarlos.

Más de 15 años después de que esta conversación inicial ocurrió, Semel publicó su novela Y la Rata Rió. Cuenta la historia de una niña judía de 5 años de edad, que estaba escondida en una granja polaca. Fue violada en repetidas ocasiones en la fosa de las papas donde su familia la tenía.

Pero la niña creció y llegó a ser fuerte, una mujer que sobrevivió a sus primeros horrores para llegar a ser notable. El libro de Semel libro de 2010, que fue adaptada para el escenario y que podría convertirse pronto en una película, permitió a los sobrevivientes que fueron víctimas de abusos sexuales, tanto hombres como mujeres, saber que el suyo era un secreto que otros también tenían.

Tras la publicación de la novela, una docena de sobrevivientes llegaron para decirle que había escrito su historia.

Una llamada entró temprano, a eso de las 7 am. Los sollozos en el otro extremo, le dijeron a Semel que se trataba de otro sobreviviente.

La mujer en la línea nunca había compartido esta parte de su pasado, ni con su terapeuta ni con su marido pero ahora se permitía a sí misma sentir. Con la ayuda que viene del dejar salir, ella liberó el recuerdo que le había perseguido y fue libre para hacerle frente.

"La memoria es una entidad evasiva; es amenazadora”, dijo Semel. "La memoria siempre será una parte de ellos, pero si puedo darle voz a lo que sea que ellos no pueden, si puedo ser su pasadizo para liberarlos, ellos se sienten, y pueden morir, menos solitarios”.

Historias que se deslizan

Durante más de 20 años, Paula David trabajó de tiempo completo con los sobrevivientes del Holocausto conforme llegaban a sus últimos años.

La ahora profesora de gerontología de la Universidad de Toronto era una trabajadora social que coordinaba g
rosa
Tue, 29 Nov 2011 00:22 EST
ayuda
Llevo 12 años de casada, me case enamorada esperando hacer una vida matrimonial buena y de lo mas normal, al principio sufrí mucho mi esposo siempre llegaba de madrugada pasaba mucho tiempo con los amigos e, siempre ha llegado primero con ellos y se preocupa excesivamente por ellos se adueña de sus problemas familiares, los ayuda y hace planes de fin de semana y días festivos con ellos, sin mi sin nuestros hijos, aveces si se lleva mis hijos y me pide que vaya a recogerlos cuando voy por ellos los amigos huelen a marijuana, a alcohol y me siento mal por mis hijos ya no quiero que vayan con el.

El pasa todo el día fuera de casa, es excelente proveedor a mi me gusta trabajar pero tengo que arreglármelas para trabajar a la vez de atender a mis cinco hijos el mas pequeño tiene 8 años, todo el día vivo como madre soltera, yo atiendo todo en casa atiendo mi negocio como puedo, así que cuando llega la noche estoy rendida. Mi esposo trabaja pasa a ver a los amigos, llega muy noche me molesta que me despierte pero no me gusta ignorarlo lo saludo y me vuelvo a dormir pero el me despierta a cada rato y no me deja dormir, a el le gusta desvelarse viendo TV y se levanta tarde a mi me gusta dormir a buena hora 10pm a mas tardar pero cuando el llega casi a medianoche me despierta no solo una vez si no varias veces durante la noche y la madrugada , si se le ocurre algo me despierta, me jala la almohada, me acomoda las sabanas y aveces lo hace rudamente, me he cambiado de habitación e igual va y hace lo mismo, me siento frustrada que he pensado dejarlo.

Cada día me siento mas miserable sin dormir y a la hora que yo me tengo que levantar el ya muy dormido yo trato de no hacerle ruido. Esto afecta también a los niños porque el hace mucho ruido, y no duermen la noche en paz, lo amo mucho y si le digo como me siento me dice que estoy exagerando y me dice ya dormiste cuatro horas no te quejes, muchas veces he pensado en llamarle a la policía pero a la vez siento que es ridículo hacer ese reporte pero en el fondo se que no esta bien. Que tipo de abuso es este? Y que tipo de ayuda debo conseguir?

Yo vivo en California y en los albergues de ayuda solo aceptan personas golpeadas, yo no tengo golpes físicos pero si sufro por que el incluso, me bloquea el paso, cuando quiero escapar de el hacia la sala ó al baño, juega muy rudo conmigo, me hace cosquillas exageradamente, se sube encima de mi según jugando y no me deja respirar según lo hace jugando pero me sofoca, y cada rato me da golpes en los hombros me duelen pero no tengo moretes, me siento humillada, cuando quiere relaciones sexuales en la madrugada prácticamente me viola pues me saca la ropa bruscamente me jalonea me acomoda a su antojo y me lastima con su rudeza me mordisquea yo no siento placer, no le importa si estoy en mi periodo, además que estoy semi dormida aveces no se ni que está pasando solo siento dolor, y con su rudeza me despierto pues el hace su salvajada eyacula y queda dormido mientras yo me quedo muy molesta.

Me siento humillada y utilizada y se me va el sueño y si me quejo al otro día me dice que exagero que para tanto escándalo, estoy desesperada lo amo pero se que no lo puedo cambiar. Necesito consejos y AYUDA a donde puedo acudir ya son 12 años.


lima@hotmail.com
monica
Tue, 29 Nov 2011 00:17 EST
ayuda 2345665
una familia con un nivel económico bastante bajo, pero bueno, viven relativamente bien, nunca ha faltado la comida en la mesa, con eso una persona se puede sentir afortunada, ¿verdad?, el padre de este chico, por diversos problemas , empieza a darle a la bebida, al principio bebía solo por las noches antes de irse a acostarse, pero así como el tiempo pasaba, su afición por el alcohol también lo hacia.

Un día llego ha casa y golpeo a su mujer, el dolor que sintió no fue por el golpe, fue la sensación de degradación que le provoco, (fue el principio del final).

A partir de ese día, golpearla se convirtió en algo rutinario, hasta que un día no se pudo controlar y ella termina en el hospital.

Un juez decide que este "hombre" si se le puede llamar así, debe ingresar en la prisión ,a partir de ese día se ve una luz en esta familia, las cosas empiezan a ir mejor , un permiso de fin de semana, provoca la muerte de la mujer, el juez decide otorgárselo a este hombre, el hombre aun con una orden de alejamiento vuelve a casa, con lo que asista 12 puñaladas a su mujer, lo que la deja inerte en el suelo.

Esto es un resumen muy leve de la historia.


Desde entonces este chico ha crecido, se ha hecho mas grande en cuanto a tamaño y mas fuerte sicologicamente, y ahora quiere realizar un proyecto, un proyecto en el que dar su granito de arena ante esta situación, en la que todos los años miles de personas mueren por violencia de genero.


La idea es crear una pagina web, una campaña sin animo de lucro ( sin publicidad de ningún tipo ) para que la gente que se sienta identificada o simplemente este en contra de estos actos, pueda dar su opinión al respecto.

La web principalmente va ha ser para que este chico cuente su historia y hable de sus experiencias sobre el tema.

Si alguno quiere colaborar de alguna forma, no queremos dinero, host , dominios, solo con leer este post, ya estaréis ayudando, muchas gracias
marcell
Tue, 29 Nov 2011 00:06 EST
ayuda
El despertar a una nueva vida, después sufrir abusos sexuales

Julia es una niña muy expresiva. Mueve constantemente sus manos al hablar y sus palabras están acompañadas, en todo momento, por los sentimientos que expresan sus grandes ojos color café. Es jovial, sincera, abierta… y relata, con una apertura que sorprende, todo lo que le ha tocado vivir. Demasiado.

¿Cómo llegó a Casa Alianza? “Fui maltratada y abusada sexualmente por mi papá”, responde directamente esta niña de 14 años, originaria de San Benito, Petén. Historias parecidas a la suya podrían repetirse en boca de quienes viven en el centro femenino de Casa Alianza, en la zona 2 de Mixco, donde se atiende a 19 niñas, 15 jóvenes madres y 14 bebés.

Ahí se escuchan relatos de maltratos, abandono, abusos y tristeza. Lo que hace especial a Julia es que, a diferencia de otras niñas, ella habla del tema con gran soltura. “Así puedo avanzar”, señala.

Abusos desde los siete años

“Mi papá abusó sexualmente de mí desde que tenía 7 años, me pegaba. Además, me vendía a hombres con los que tenía deudas. Fui explotada sexualmente y mi mamá nunca se enteraba, porque ella iba a trabajar temprano y volvía a casa hasta las 6 de la tarde. Yo no hablaba de ello porque él me decía que si lo hacía, me iba a matar”, relata.

Por aquel entonces, Julia se preguntaba el porqué de la actitud de su padre hacia ella, ya que con sus cuatro hermanos –una niña y tres niños– no se daba ningún tipo de maltrato. “Yo no había hecho nada malo”, dice.

Con el paso de los años, pero sin ningún respiro en los maltratos y vejámenes, Julia fue enten-diendo que aquello no estaba bien. “Cuando tenía 7 años, no sabía que lo que pasaba era incorrecto. Cuando fui creciendo, vi que eso no tenía que ser así; entonces, empecé a negarme, pero él me pegaba con tal de quedarse con su gusto”, cuenta.

Hace menos de un año, la situación comenzó a cambiar debido a que sus vecinos denunciaron los hechos a las autoridades. “Se inició un proceso legal y el juez me envió a Fundación Remar –una institución de acogida- en San Benito, donde estuve una semana. Después, el juez decidió mandarme aquí, a Casa Alianza. Llegué el 6 de abril pasado”.

vale564@hotmail.com
cristel
Tue, 29 Nov 2011 00:00 EST
quiero irme para hacer un anueva vida
"Mi nombre es Julie Makimaa y si el aborto hubiera sido legal en 1964 yo no estaría aquí hablando. Fui adoptada cuando era una bebita en California y criada allí hasta 1979, año en que mis padres se mudaron al Norte de Michigan. Poco tiempo después me casé y comencé a buscar los papeles de adopción para encontrar la identidad de mi madre biológica. Tres años y medio más tarde nos reunimos y como tenemos una relación muy especial. Mi esposo y yo ya éramos pro vida antes de que yo conociera a mi madre, pero por primera vez pensamos acerca de los embarazos por incesto o violación y si el aborto se debía permitir en estos casos. ¿Pero cómo podría yo apoyar el aborto? Verdaderamente estaría negando mi propia vida, mi propia existencia. Opino que todo niño tiene un propósito especial en la vida y el derecho a vivir. ¿Qué importa cómo comenzó nuestra vida?

"Nuestra historia es una entre muchas otras que muestran las cosas buenas que pueden provenir de estos embarazos. He fundado una organización llamada "Fortress" ("Fortaleza") porque opino que necesitamos defender a todas las víctimas de la violación y el incesto; las mujeres y los hijos que ellas concibieron como resultado del ataque sexual.

"Verdaderamente hay dos víctimas. Como sociedad hemos tratado a esas mujeres y a sus hijos como si fueran los criminales, !Y eso tiene que terminar! Opino que debemos ofrecerle a nuestra compasión y ayuda a las mujeres y a sus hijos, y nunca debemos siquiera pensar en el aborto como una ayuda… Muchas mujeres que han abortado un embarazo producto de una violación se han encontrado con que los efectos posteriores del aborto son mucho más devastadores que los del ataque sexual.

Estoy haciendo un sondeo para documentar esta verdad. Estamos trabajando con las mujeres a quienes esto les ha sucedido, con muchas que han salido embarazadas y con los hijos que han tenido después. Hay muchos rumores falsos con respecto a estos embarazos, por ejemplo: que si al niño se le permite nacer será malo o tendrá deformidades psíquicas o físicas. Todas estas afirmaciones son devastadoras para las personas que están en estas circunstancias y por añadidura son falsas. Necesitamos ofrecerles una solución compasiva a estas mecrujeres y a sus hijos. Kay Zibolsky y yo opinamos que si usted toma una postura a favor de la vida salvará muchos más niños como yo. ¡Gracias!"
jean
Mon, 28 Nov 2011 23:56 EST
como pueden ayudar
Yo fui víctima del abuso sexual infantil. Antes de cumplir los 13 años fui sexualmente abusada por mi hermano mayor y por un amigo de la familia que era universitario. A los tres o cuatro meses de haber comenzado el abuso me faltó la regla…acudí a mi maestra de religión para que me ayudara y cuando le dije que quizás estaba embarazada (a los 12 años), ni siquiera pestañeó. Me dio un abrazo y me dijo que fuera a la clínica de Paternidad Planificada y que uno de mis hermanos mayores me llevara y no se lo dijera a mis padres. Nunca me preguntó quién era el padre ni por qué yo estaba sexualmente activa a esa edad ".

"Por lo tanto, mi hermano mayor me llevó a la Paternidad Planificada… allí nadie me preguntó quien era mi compañero sexual, nadie expresó preocupación ni asombro, ni siquiera se interesaron en el motivo por el cual una niña de 12 años podría necesitar una prueba de embarazo. Solo me hablaron mucho sobre cómo actuar con "responsabilidad" y "tomar el control de mi cuerpo". Alguien me dio un montón de preservativos a la salida e hizo una broma sobre los colores: rojo, azul y amarillo. Mi hermano mantuvo silencio todo el tiempo, nadie le hizo una sola pregunta. Dos días más tarde me llamaron para decirme que la prueba era positiva y que debía volver el próximo sábado en la mañana.

La persona que llamó nunca utilizó la palabra embarazada o aborto. No acudí a esa cita ya que la regla me bajó aquella noche".

"Recuerdo el horror que sentí cuando me di cuenta de que me habían hecho una cita para abortar. Recuerdo que también pensé sobre quién hubiera pagado la cuenta –posiblemente mi hermano- y por qué ellos pensaban que yo era una persona tan horrible que debía hacerme un aborto…Le doy gracias a Dios porque la regla me bajó".

"La actitud que tiene la Paternidad Planificada hacia el sexo es un grave factor, que impide que se descubra el abuso sexual de las jóvenes. Si alguien me hubiera mostrado la más mínima preocupación yo le hubiera dicho la verdad y le hubiera pedido ayuda. Todos a mi alrededor aceptaban como normal el que una niña de 12 años pudiera y debiera estar sexualmente activa (mientras fuera responsable y usara el preservativo). El aborto a petición hace más fácil el que continúe el incesto y el abuso sexual de los niños. El aborto para las víctimas de incesto parece compasivo, pero en la práctica es simplemente otra arma violenta y otro engaño en las manos del que comete el abuso sexual".

ar
argentina bjhu@hotmail.com

Publique un comentario en esta página

Le invitamos a compartir sus experiencias sobre Embajada de Canada — tales como obtener visas y otros servicios, localizar el edificio y temas por el estilo.

Su nombre
Título
Su mensaje
Máximo 2000 caracteres
 

Este sitio web no es operado por esta(e) Embajada y por lo tanto sus comentarios y preguntas no serán necesariamente vistas por su personal. Por favor tome en cuenta que éste no es un foro para discutir ampliamente sobre la política exterior de Canada, por lo que los temas de dicha naturaleza serán eliminados.